jueves, 11 de agosto de 2016

Vida o muerte

Luis Terrero Terrero
Ninguna mujer quiere un aborto. O bien quiere tener un hijo, o bien quiere evitar el embarazo.


Pienso que el legislador debe actuar con mucha cautela, con eso de la aprobación o no del aborto, ya que no deben actuar por simple presión de algunos sectores que pretenden manipular al poder legislativo, judicial y ejecutivo, con relación a este complicado tema.

La sociedad en su conjunto debe pensar que ninguna mujer quiere un aborto porque si, pero tampoco el medico, el cual tiene la vocación y obligación de salvar vidas, sin embargo hay una disyuntiva relacionada con este engorroso tema y es el hecho de que se presentan abortos que son obligatorios, como por ejemplo: El aborto terapéutico que es la interrupción del embarazo por razones médicas. Se diferencia de la interrupción voluntaria del embarazo o aborto, legalizado en Francia después de las leyes de Weil en 1975 y Pelletier en 1979, este tipo de aborto si debe ser permitido en nuestra legislación.

No es posible que el gobierno tiemble ante sectores hipócritas, que vienen chantajeando desde hace tiempo con relación a esto, como el caso de las iglesias que se oponen a este tipo de aborto, donde se juega con la vida del ser que nos da el ser, la mujer, es con la vida de ellas que estamos jugando, con la de nuestras hermanas, madres, primas, tías, etc; yo quiero saber que haría un legislador de estos cuando un familiar o su hija este corriendo peligro o un sacerdote de esos, que se oponen.

Amigos legisladores, estamos hablando de un asunto tan delicado, como lo es la vida.


No hay comentarios:
Write comentarios

Recommended Posts × +